El caso del embajador venezolano Alex Saab ha traído grandes interrogantes sobre el proceso legal que se lleva en su contra; en el país africano de Cabo Verde.

En su año de detención ilegal, la defensa de Alex Nain Saab Moran ha realizado denuncias sobre irregularidades de gran relevancia internacional; como es la violación de sus derechos humanos y la indiferencia de su inmunidad diplomática.

El respeto de la regla de la inmunidad y la inviolabilidad de los embajadores, enviados especiales y diplomáticos forma parte de estas normas establecidas y aceptadas desde hace tiempo.

Según el término jurídico “inmunidad diplomática” se refiere a la dispensa de penas e incluye el derecho de los diplomáticos y sus familias a no ser llamados a juicio ni estar obligados a testificar en un país extranjero. Los diplomáticos tienen por tanto inmunidad de jurisdicción penal, es decir, no pueden ser responsabilizados por actos delictivos o ser detenidos.

Detención ilegal en Cabo Verde

Alex Saab realizaba una Misión Especial humanitaria en nombre de Venezuela y se dirigía a la República Islámica de Irán para adquirir medicamentos, equipos médicos y alimentos básicos en el momento más álgido de la epidemia de Covid-19. 

El avión del Enviado Especial Alex Saab hizo una parada técnica de reabastecimiento en Cabo Verde el 12 de junio de 2020. Alex Saab no tenía necesidad ni deseo de bajar de su avión y, desde luego, no tenía intención de entrar en Cabo Verde.

La policía de Cabo Verde en la forma de Natalino Correia entró en el avión, obligó a Alex Saab a salir del avión, le hizo comprar un visado de entrada y lo llevó a un confinamiento solitario.

El diplomático Alex Saab anunció su condición de diplomático y se ofreció a mostrar los documentos, que llevaba en un pequeño maletín, que acreditaban su condición de diplomático y confirmaban que estaba en Misión Especial, pero el policía caboverdiano se negó a escuchar o incluso a examinar los documentos. 

Caso Alex Saab y si inmunidad diplomática 

Desde el punto de vista jurídico y de la Ley de Inmunidades Diplomáticas, la detención de Alex Saab es un caso de libro que ilustra una flagrante violación del derecho internacional. En lo que respecta a los enviados especiales, la Convención sobre Misiones Especiales de 1969 puede ser una referencia útil en la medida en que codifica y refleja el derecho consuetudinario; de hecho, en las sentencias los jueces de Cabo Verde se han referido a ella y la han aplicado aunque la isla no la haya ratificado.

El caso del enviado especial y embajador adjunto de Venezuela ante la Unión Africana, Alex Saab; es ilegal, es un secuestro.  La realidad que se presenta este caso, es la persecución política hacia una personalidad de apoyo al gobierno de Venezuela y el uso de poder por parte de Estados Unidos a un país como Cabo Verde; creando “asociación” entre iguales, para cumplir sus objetivos.

Por si fuera poco, Cabo Verde se ha convertido en un país que desafía a las Naciones Unidas, a las decisiones vinculantes del Tribunal de Justicia de la CEDEAO y a la Unión Africana, algo que cualquier nación civilizada sabe que exige respeto.